Biblioteca Municipal Leonardo Torres Quevedo

Formulario de contacti

Cómo llegar

Centro Cultural Evaristo Silió

Nuestros pueblos

Cobejo

Esta pequeña aldea dista 4,5 kilómetros de la capital municipal, Molledo. Cobejo se encuentra en una ladera, a 246 metros de altitud. Su población en el año 2008 era de 23 habitantes (INE).

De su arquitectura destaca el llamado «castillo de los Moros», una torre en ruinas que data del siglo XV. Se conservan parte de los espesos muros, de más de tres metros de grosor, sin vanos. Se cree que este es el lugar en el que se cobraba el portazgo por entrar en las Asturias de Santillana, ya que en el Apeo del infante don Fernando, documento de 1404, se habla del pago del «portazgo real y guarda de paños y metales» en el Castillo de Cobejo.

Celebra las fiestas el día 22 de enero en honor a San Vicente, en las que se hace una misa con procesión por el pueblo y una comida para todos los vecinos de Cobejo además de juegos para los más pequeños por la tarde.

En la actualidad cuenta también con una casa rural y una Casa del Pueblo donde se celebran las fiestas y las Juntas vecinales.

Volver arriba

Helguera

HelgueraEsta población del municipio de Molledo, dista 1,2 kilómetros de la capital municipal. Helguera se encuentra a 218 metros sobre el nivel del mar. Su población en el año 2008 era de 110 habitantes (INE). A veces se ha escrito como Elguera o Helguera de Iguña, pues Molledo es uno de los municipios del Valle de Iguña, y el pueblo queda en el centro de este valle. El terreno de Helguera está bañado por el río Besaya. Hubo en el pasado un molino y una ferrería.

De su arquitectura destaca la iglesia parroquial de Santa Leocadia, de estilo mozárabe, que data del siglo X. Se conservan de aquella época el ábside rectangular con bóveda de cañón y modillones en forma de rollo, así como canecillos. En el interior tiene un retablo del siglo XVIII. En esta localidad se ha descubierto una necrópolis altomedieval, con tumbas de lajas.

En el mes de julio se celebra en Helguera «El Carmucu», un festival de música folclórica, con actividades relacionadas con el deporte rural.

Volver arriba

Molledo

Es la capital del municipio. Entre el patrimonio histórico de que dispone Molledo está la calzada romana que va de Segisamo, Sasamón (Burgos) a Portus Blendium, Suances (Cantabria).
Sin duda el personaje más importante que ha dado Molledo es Leonardo Torres Quevedo, eminente ingeniero y matemático de finales del siglo XIX.

Las fiestas más importantes del municipio son las fiestas de la Virgen del Camino el día 8 de septiembre, con la característica feria ganadera, y la fiesta de La Vijanera en Silió, que se celebra el primer domingo del año y declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

De su patrimonio destacan:Casona de los Tiros

  • Santuario de la Virgen del Camino, datado hacia 1753.
  • Ermita románica de San Lorenzo (hacia 1132) que originariamente estaba en Pujayo y actualmente se encuentra en una finca particular. Es de mampostería, con sillería en los esquinales y el contorno de los vanos.
  • Casona de los Tiros (siglo XVII, barroco montañés), restaurada. En su fachada aparecen dos cañones que, según la leyenda, fueron regalo de Carlos V cuando pasó por aquí en 1522.
  • Chalé de Los Picos, estilo pintoresquista inglés.

Casa de las ChimeneasCuatro son los bienes de interés cultural de este municipio:

  • Iglesia Parroquial de San Facundo y San Primitivo, en Silió, con categoría de monumento.
  • Torre de Quevedo, en San Martín de Quevedo, monumento.
  • Es uno de los municipios por los que discurre la Calzada romana del valle del Besaya, zona arqueológica; los otros son Pesquera y Bárcena de
    Pie de Concha.
  • Es uno de los municipios que forman parte de la zona arqueológica llamada Conjunto Arqueológico formado por los yacimientos de La Espina del Gallego, Cildá, el Cantón y Campo de Las Cercas; los otros son Corvera de Toranzo, Anievas, Arenas de Iguña, San Felices de Buelna y Puente Viesgo.
Volver arriba

San Martín de Quevedo

Es una nación del municipio de Molledo (Cantabria, España). Dista 2 kilómetros de la capital municipal, Molledo. San Martín de Quevedo se encuentra a 323 metros de altitud. Su población en el año 2008 era de 225 habitantes (INE), que se reparten entre los diferentes barrios: Casares, Pando, Quevedo, San Martín, Santián, Ulda y Vallejo. Otro barrio es Mediaconcha, también escrito como Media Concha, que actualmente se considera abandonado y en el que nace el arroyo Torina. Se encuentra cerca del río Besaya, y la atraviesa uno de sus afluentes, el arroyo León.

En el barrio Santián puede verse un roble catalogado como árbol singular, la llamada «Cagiga del Praón». Alcanza los 25 metros de alto y 7,2 de perímetro.

De su patrimonio destaca:

  • Un tramo de la calzada romana del valle del Besaya, que parte de Mediaconcha y, tras un recorrido de cinco kilómetros y medio, acaba en Bárcena de Pie de Concha. Esta calzada romana es un Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica (2002).
  • Iglesia parroquial de San Martín. Conserva un ábside decorado con canecillos y capiteles de estilo semejante al de la Colegiata de San Pedro de Cervatos. Esta parte románica se calcula del siglo XII. El resto de la iglesia está totalmente reformada. En sus alrededores se descubrieron restos de una necrópolis altomedieval, con tumbas de lajas.
  • Torre de Quevedo. Data del siglo XV. Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento (6 de agosto de 1992). Es la antigua torre del linaje de los Quevedo. Es una vivienda-fortaleza de planta cuadrada y cuatro pisos. La cubierta a cuatro aguas es moderna. Los muros son de mampostería, con los esquinales y los vanos de sillería.
  • Caserío Redondo. Construcción de la primera mitad del siglo XIX incluido en el Inventario General del Patrimonio Cultural de Cantabria, como Bien Inventariado, por resolución de 11 de marzo de 2002. Se encuentra en la junta vecinal de Casares (San Martín de Quevedo). Su fábrica es de mampostería ordinaria. Su planta, a excepción del anexo destinado a habitación, es circular con las paredes maestras dispuestas a modo de anillos concéntricos, y siendo más elevada la interior con el objeto de conseguir la necesaria inclinación de la cubierta, que es de teja árabe a un agua.

Santa María de QuevedoTorre de Quevedo opt

Santa Cruz

Iglesia de Santa Cruz
Dista 1,5 kilómetros de la capital municipal, Molledo. Santa Cruz se encuentra a 208 metros de altitud. Su población en el año 2008 era de 188 habitantes (INE), que se reparten entre Santa Cruz y el barrio de Murá. También se conoce a esta localidad con el nombre de Santa Cruz de Iguña.

De su patrimonio destaca:

  • Casona de Rebolledo y Quijano, del siglo XVIII. Fue reedificada por el capitán de coraceros Manuel de Rebolledo y Quijano en 1709.
  • Casona de Obregón, del siglo XVIII
  • Casa del inventor Leonardo Torres Quevedo (1852–1936), que es precisamente el personaje histórico más famoso nacido en esta localidad.
  • Iglesia de Santa Cruz de Iguña, del siglo XVI. Tiene una portada plateresca con alfiz y emblemas heráldicos.
  • Estación de tren, de 1859, obra del ingeniero Carlos Campuzano.

Iglesia de Santa CruzPortalada de los Terán

Volver arriba

Santa Olalla

San OlallaDista 1,6 kilómetros de la capital municipal, Molledo. Santa Olalla se encuentra a 264 metros de altitud, corriendo a sus pies el río Besaya. Su población en el año 2008 era de 149 habitantes (INE), que se reparten entre Santa Olalla y el barrio de El Mesón.

Hay en esta localidad un plátano catalogado como árbol singular, situado en el cruce que va a San Martín de Quevedo. Alcanza 25 metros de altura y 4,5 de perímetro en la base.

La iglesia parroquial se encuentra bajo la advocación de Santa Olalla.

Volver arriba

Silió

La VijaneraLa localidad está situada a una distancia de 2,5 kilómetros de la capital municipal, Molledo. Silió tiene una altitud de 265 metros, su población en el año 2009 era de 584 habitantes (INE), de ahí que pese a estar apartado de las carreteras principales, sea el más poblado del valle. Se reparten entre Silió (518 habitantes) y el barrio de Santa Marina (66 habitantes).

La fiesta más conocida del lugar es la fiesta de La Vijanera, que se celebra el primer domingo de cada año. La Vijanera fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. También se celebra la fiesta de la Maya el 24 de julio.

Destaca de su arquitectura la iglesia de San Facundo y San Primitivo, románica, declarada Monumento de Interés Histórico Artístico el 23 de abril de 1970 y actualmente Bien de Interés Cultural de Cantabria con categoría de Monumento. Su arquitectura civil también reviste interés, entre ellas se cuentan la casa de Tagle, del siglo XVII, y la casa y torre de Obregón, del siglo XVIII. Además y respecto a lo natural, es la puerta hacia el Monte Canales. En el barrio del campo encontramos el que quizás sea el escudo más llamativo del pueblo con la siguiente inscripción.: "De testigos falsos líbranos dómine... siendo juez el señor Don Diego Llata".

San Facundo y Primitivo

Acerca sus habitantes se suele decir: "eres más burro que los de Silió... que subieron el burro al campanario". Esta afirmación si bien es parte de un suceso constatado, no fue realmente así. Antiguamente por las fiestas de San Facundo y San Primitivo (27 de noviembre), los Mozos formaban una torre con los "rodales" de las carretas que conseguían por el pueblo. Esta "pirámide" era construida en la plaza de la "Reguera" junto a la iglesia.

Coincidió que por esas fechas un comerciante pasó por el pueblo para vender pimentón dada la cercanía en fechas de la matanza del cerdo. Un grupo de Mozos se encargó de pasearle por todas las tabernas, mientras otros pintaban al negro borrico que traía de un blanco impoluto. A continuación lo ataron por las patas encaramando al animal en el rodal que formaba la cúspide de la torre.Silió

Cuando el "Pimentonero", después de secar todas las barricas, preguntó por su compañero de viaje; la gente le dijo que le habían subido a la torre, entonces el hombre matándose con la razón respondía que no, que el suyo era blanco y aquél era negro. Tal fue la fama de dicho relato que trascendió los límites del pueblo, del valle e incluso de la región. Como suele ser habitual cada interlocutor añadía su parte a la historia con lo que esta terminó deformándose y en lugar de explicar la desconocida tradición de la torre de rodales, explicaban que tuvo lugar al lado de la iglesia.

Con el tiempo el mito derivó en que los mozos subieron el burro al campanario (únicamente tienen espadaña). Para añadirle más sorna al suceso, alguno contaba que era con objeto de aprovechar los tiernos brotes de hierba que brotaban en lo alto; mientras que el animal a medio camino sacaba la lengua no debido a la soga que lo apretaba, si no relamiéndose de tan apetitoso bocado.

 

 

Fuente principal: Cantabria 101 Municipios
 
 

Gobierno de Cantabria

EMCAN

Ministerio de Trabajo

Fondo Social Europeo

Usted está aquí: Inicio Nuestros pueblos